Vikonis más allá de los tres palos



A Nicolás Vikonis, el arquero uruguayo proveniente de Patriotas, le bastó un año para meterse en el corazón de los embajadores gracias a sus memorables atajadas y su característica 'garra charrúa. Todos conocemos la calidad de jugador que es Nicolás, Azul Total trae lo que no sabes de él.

¿Quién es Nicolás Vikonis fuera de las canchas?

En realidad creo que siempre pasa eso, ¿no? Que uno se define mucho a través del ser profesional. En mi caso creo que soy un hombre tranquilo, con gustos muy diversos. El hijo mayor de Otto y Alma, el hermano mayor de Andrés, soy Psicólogo también y no sé creo que me definiría así, soy un tipo como bastante tranquilo, con mis ratos de mal humor, pero en general soy como muy calmado y nada una persona que ante todo disfruta mucho la vida.

¿Por qué escogió el fútbol?

Todo niño uruguayo el primer regalo que recibe, sea en el estrato uno o en el estrato seis, va a ser un balón de fútbol y así nace un poco la pasión, desde muy chiquito lo jugué. Me acuerdo que vivía en mi casa en Uruguay tenía un patio que tenía una parra de uva, esa parra de uva obviamente estaba soportada en una estructura metálica que formaba como si fuera un arco. Mi hermanito aún estaba muy chiquito, era un bebé, no podía jugar con él, entonces me la pasaba todo el día pateando contra una pared que tenía y atajando el balón, entonces, este, cuando me llevan a jugar al equipo de niños me preguntan de qué jugaba y yo dije que de cualquier posición, justo faltaba el arquero y bueno me pusieron en el arco y obviamente (risas) con ese entrenamiento que tenía a diario tenía como mucha condición para el puesto y nada después que entré nunca más volví a salir del arco.

¿Por qué ser arquero? Una posición que lleva a la gloria o al fracaso

Si, creo que viene un poco por ahí, siempre me pareció interesante eso. Creo que también siempre como hay un perfil un poco psicológico especial de los arqueros. Creo que siempre me gustó eso como de esa cuestión de vivir un poco en el límite.

¿Y la psicología? ¿Cómo llegaste a eso?

Siempre mis papás tuvieron la oportunidad de estudiar y siempre me inculcaron mucho el tema de intentar mantener una formación académica. Siempre tuve mucha facilidad en el colegio, en la secundaria y bueno, cuando se dio que finalicé el bachillerato ya era futbolista profesional, ya me habían ascendido a primera división en Uruguay, pero tenía un poco la inquietud de continuar estudiando y bueno, ahí, entre una baraja de opciones que tenía entre gustos diversos, me gustaba de repente el profesorado de historia, me gustaba abogacía, me gustaba el profesorado de educación física y psicología, era un poco las cosas que estaba manejando, y elegí meterme a la facultad de psicología, también era una facultad que me daba cierta flexibilidad en cuanto a horarios, de poder cursar de noche, de rendir materias libres, entonces, en un principio, también fue eso un poco, porque dentro de mis gustos era la que me permitía poder seguir con el tema del fútbol entonces ahí me metí y realmente me enamoré de la carrera, creo que es una carrera que te abre mucho la cabeza, te ayuda a pensar un montón de temáticas.

En temas familiares, ¿quiénes son los más cercanos a Nicolás Vikonis? ¿Lo apoyaron siempre?

Si, siempre tuve el apoyo muy fuerte de mi familia. Mi papá se llama Otto, mi mamá se llama Alma y ellos siempre, desde que yo fui muy pequeño, me acompañaron eso. Jalé con la exigencia de que todo ese amor que yo tenía con el deporte también tenía que ser compensado con un desarrollo académico, más allá de una exigencia desde lo autoritario sino como de entender que era importante para mi para poder generar una amplitud de posibilidades en cuanto a mi futuro como ser humano y hoy por hoy obviamente les estoy muy agradecido porque en momentos que uno tal vez pensó en dejar de estudiar un tiempo por el tema del fútbol ellos siempre se mantuvieron muy inflexibles con eso y hoy es algo que se los agradezco. Después tengo a mi hermano, Andrés, que es cuatro años menor. Él también es psicólogo, se graduó hace poco. Después tengo a mi abuelo, que también es una persona muy cercana que vive aún allá en Uruguay con mis papás.

¿Cuál ha sido el mejor momento de su carrera?

Yo creo que este último año con Millonarios tal vez fue un punto muy alto en mi carrera porque es obviamente que como equipo es el de mayor figuración, el equipo más grande en el que he jugado y yo considero que generó un rendimiento muy bueno y muy parejo en un año que siempre para mí es un pilar importante más en un puesto como el del arquero es el tema de la regularidad, realmente tornarte confiable para tu equipo, así como lo he dicho yo por suerte hace un par de temporadas que vengo diciendo que siempre el último fue el mejor año de mi carrera.

Así como ha habido grandes momentos, ¿cuál es ese momento que nunca quisiera haber vivido?

Creo que el peor momento mío en lo deportivo fue el primer semestre del 2009 estando en Uruguay. Ya estaba bastante cerca de finalizar mis estudios, me estaba tocando hacer ya las prácticas comunitarias de la universidad y realmente se me tornó muy complejo poder hacer coexistir las dos profesiones. Por la mañana entrenaba con mi equipo, en ese momento jugaba en Rampla Juniors un equipo uruguayo, salía corriendo del entreno para llegar a hacer la práctica comunitaria a las cinco de la tarde, de ahí salía corriendo a mi casa a buscar las cosas pues me tocaba ir a la universidad hasta por ahí a las diez-once de la noche, entonces obviamente que mi rendimiento en lo deportivo se resintió y fue tal vez el año deportivamente más bajo que tuve.

¿Cuáles son sus metas a corto, mediano y largo plazo?

Mirá, el corto y mediano plazo hoy, con esta realidad que estamos viviendo con el equipo, toda la ilusión que tenemos hoy por hoy está puesta en poder conseguir un campeonato, en ese sentido sin duda que mis metas en este corto y mediano plazo pasan por ahí. Ya más a largo plazo creo que, bueno, en este momento estoy muy cómodo acá entonces elijo priorizar esas metas que tienen que ver más con lo corto y mediano plazo.

¿Hay algún equipo al que sueña llegar?

Yo creo que también el tema de la edad en la que yo estoy ya te hace ver el fútbol de una manera, pienso yo, que mucho más racional, entonces yo entiendo que mi buen nivel me posibilita aún mantener abiertos un montón de mercados tal vez más fuertes que el colombiano pero tal vez como esa cuestión que yo tenía más de adolescente de decir “no, yo quiero jugar en el Barcelona o en el Milan” hoy ya no pasan por mi cabeza, sino que hoy por hoy realmente elijo soñar mucho con la realidad que me toca y en mi caso particular que estoy viviendo, o sea hoy mis sueños y lo que realmente quisiera alcanzar es ser campeón con Millonarios.

¿Qué se siente ser tan querido por la hinchada de Millonarios?

Es súper especial porque, realmente, a veces, más allá de que uno va naturalizando ciertas cosas, hay un montón de situaciones cotidianas que realmente te sensibilizan mucho porque, entender que vos pasás a representar la pasión de tanta gente es algo como muy fuerte, y a veces uno tiene como que hasta ponerle ciertos diques de contención. Yo me considero una persona muy emotiva y muchas veces hay mil situaciones que son increíbles, que a veces vayan niños y se pongan a llorar al verte o ver el sentimiento de gente muy mayor que te pide que quiere volver a ver a su equipo campeón antes de morirse… un montón de situaciones que son súper fuertes y que, realmente lo que más, pienso yo, es que te hacen, en mi caso, despertarte cada día y cuando te ponés la ropa con ese escudo podés sentirte muy bendecido y muy orgulloso de la posibilidad que tenés y por ende lo que intentás es dar lo mejor para que la gente que se siente identificada contigo tenga la tranquilidad de que vos dejás lo mejor para representarlos.

¿Qué es lo que más le ha gustado de esta experiencia que es Millonarios?

Yo creo que en realidad, siempre hablo de que es muy difícil de transmitir lo que uno vive desde adentro de la cancha, ¿no? O sea, yo siempre digo que describir las sensaciones físicas que vos tenés por ejemplo en ese momento previo en los himnos que vos tenés la oportunidad de ver todo el estadio, cuando entrás ves ese recibimiento, ves como el calor de la gente… yo creo que, para mí, son esos momentos que realmente son increíbles. A veces, durante los partidos, que pasa algo, que hay una lesión, que entran a atender a alguien, a mi me gusta mucha eso como de dar vuelta y observar todo el estadio así de lleno como me ha tocado verlo un montón de veces, son de las cosas que más disfruto en Millonarios.

¿Qué hace Nicolás Vikonis un domingo que no haya partido?

Un domingo cualquiera, en general, me gusta bastante dedicarme a la casa, en general, no tengo problema. Generalmente tengo una señora que me colabora con el aseo, pero si no por ahí hago el aseo, soy como que bastante fanático del orden. Después me gusta salir a almorzar, creo que Bogotá tiene eso buenísimo, que a nivel de la oferta culinaria que hay es muy grande, entonces por ahí salís a aprovechar algo de eso. Me junto con amigos o algo y nada como que a mí me gusta mucho el aire libre, disfruto mucho estar al aire libre y creo que bueno, un domingo así se disfruta mucho, a veces trato de salir de la ciudad, de comer en un restaurant más campestre y eso.

Ya que habló de la comida, ¿cuál es su comida favorita?

Me gusta muchísimo el pollo, es una de mis comidas favoritas. Me gusta mucho la pizza también, las pastas, que son tradicionales de Uruguay también y acá también se encuentran lugares muy ricos de pastas.

¿Qué es lo que más extraña de su país?

Lo que más extraño de mi país son mis afectos, realmente creo que es lo único que yo extraño mucho de Uruguay, eso y el tema del mar. Montevideo es una ciudad costera entonces yo vivo muy cerquita del mar y muchísimas veces vas a pasear ahí,. Yo siempre digo que son un poco esos olores de la rambla (via al mar) y después los afectos,

¿Y lo que más le ha gustado de Colombia?

Colombia es un país que a mí me gusta mucho. Yo digo, igual, nadie se queda cinco años en un lugar si no le gusta. En general me gusta mucho la cultura colombiana, creo que tiene una forma de ver la vida que es un poco más relajada de la que tenemos en el sur y creo que, en definitiva, termina siendo un poco mejor.

¿De qué equipo es hincha?

De Peñarol de Uruguay

¿Tiene algún ídolo?

De chiquito me gustaba mucho Fabián Carini que si bien es ciertamente contemporáneo a mí, en esa etapa que ya empecé a formarme como arquero más profesional, esa adolescencia. De chiquito me acuerdo mucho de Claudio Flórez, que era el arquero de Peñarol cuando yo era niño, que ganaron un quinquenio en Uruguay y todo. Pero a nivel como de la referencia en el atajar Fabián Carini, para mí, fue una gran referencia, lo mismo que Óscar Córdoba, en el Río de la Plata, todo lo que hizo Óscar con Boca fue muy significativo y en ese estilo de atajar de arqueros como más veloces, más potentes sin duda que Óscar fue un ícono en esa época, por ahí serían como los dos espejos que tuve siempre. Después, más así, siempre me gustó muchísimo Buffon y Casillas, fueron los arqueros europeos que más me gustaron.

¿Con qué equipos europeos simpatiza?

Barcelona siempre me gustó, nosotros hoy por hoy aparte tenemos el tema de tener a Suárez entonces, viste (risas), que a veces eso no pasa un poco como acá con James y el Real Madrid. Pero el que sí me gustaba como más todavía era el Milán. El Milán en Italia era como el equipo que así, que me gustaba mucho de pequeño, me acuerdo que, siendo niño, en Uruguay pasaban los partidos del fútbol italiano los domingos en las mañanas y siempre estaba ahí haciéndole fuerza al Milán.

¿Le gustan los videojuegos?

La verdad que el tema de los videojuegos fue una afición que la dejé allá por mi adolescencia. Un hecho una vez, muy significativo, el Play yo lo vendí para comprar mi primer juego de sala cuando me fui solo, entonces de ahí para acá realmente me aburre.

¿Y la música? ¿cuál le gusta escuchar?

Me gusta mucho el rock, me gusta el reggae, o sea como de escuchar es lo que más me gusta. El rock argentino, sobre todo, el rock en español es, capaz, lo que más me gusta escuchar, al yo sentarme acá lo primero que pongo son esas cosas. Después también me pasa que la música la relaciono mucho con los estados de ánimo, con la cuestión de cada día. A veces un día, de repente, estoy extrañando un poco mi casa y pongo la música de Uruguay, otro día, de repente, me da por escuchar música de acá. Es como bastante variado, así que si tuviera que definirme por una sería el rock en español y segundo el reggae.

¿Cuál es su superhéroe favorito?

Batman fue el que siempre me gustó mucho de niño

Ya hablamos de la comida, de la música… ¿le gustan los carros?

Sí, los entiendo como una necesidad, ¿no? No soy fanático, no soy una persona como que vea pasar un carro y sepa qué cilindraje tiene, que potencia y demás, no. Los entiendo como una necesidad, como un gusto que uno se puede dar. Me gustan más los carros que las camionetas,

¿Tiene cábalas para los partidos?

Si, en general soy muy creyente. Le creo mucho a San Benito, le creo mucho a la Virgen, una Virgen que conocí en Tunja, Nuestra señora de los Milagros, entonces siempre llevo a los partidos imágenes de ellos. Después, por ejemplo, si nos tocó ganar con un color si me lo puedo poner me lo vuelvo a poner. Generalmente voy escuchando la misma música a los partidos. Si, soy bastante cabalero, ¿sabés? (risas) Si tengo muchas de esas cábalas que en realidad después uno va y gana y después pierde con la misma cábala pero no sé, creo que son esas cuestiones graciosas que vos tendés como a generar seguridad en esos momentos más ansiosos como son las previas de los partidos.

¿A qué le tiene miedo?

No me gustan muchos todos esos animales tipo roedores o demás que se muevan rápido, no me gustan las serpientes…

¿Cuál es el lugar de su casa que más le gusta?

La sala, creo que este espacio es como el que más uso. Me la paso entre la sala y el dormitorio, son como los espacios en los que estoy siempre.

¿Cuál ha sido ese delantero más difícil de enfrentar?

Mirá, acá en Colombia creo que esta última vez que jugamos con Equidad jugó Wason Rentería y no me hizo gol, fue la primera vez que no me hizo gol. Y Barreto, el que vino ahora a jugar con nosotros que jugaba en Equidad también nos reíamos porque jugamos tres partidos y en los tres partidos me hizo gol. Viste, que a veces se da con ciertos jugadores. Por ejemplo, con Edwin Cardona es todo lo contrario, nos enfrentamos como cuatro o cinco veces, en todas tuvo un montón de oportunidades para hacerme gol y nunca me pudo hacer gol.

¿Quién es el jugador que más recocha en los entrenamientos?

Uy, Macalister, Macalister Silva. Es increíble, es un niño metido en el cuerpo de un hombre.

¿Le ha hecho alguna broma a usted?

A todo el mundo, yo le digo a él que está todo el día pensando en la maldad.

¿El jugador que más o que mejor baila?

Llegó un bailarín fuerte que hemos traído que es Yilmar Angulo. El otro día estuvo mostrándonos unos videos de ahora que estaba de visita en su pueblo y la verdad es un bailarín de esos que puede estar tranquilamente en un grupo.

¿Quién es el más serio?

¿El más serio? Déjame pensar… Lewis Ochoa es un tipo muy serio, en general es muy tranquilo. Yulián Mejía también es muy tranquilo. Cristian Ovelar, el Paraguayo que llegó, también es un man súper serio, súper tranquilo.

¿Con quién comparte habitación en las concentraciones?

Con Ramiro Sánchez, el otro arquero. Generalmente, salvo que pase algo raro, compartís con otro arquero. En el caso de Ramiro la verdad que hemos generado una amistad muy linda y sé que estamos muy contentos de compartir.

¿Cuál es el jugador más demorado en arreglarse o en salir?

Robayo. Y ahí está Jonathan Estrada que le compite ahí. Pero Rafa… Rafa es insuperable.

¿Quién es el más madrugador, el que más temprano llega a los entrenamientos?

Los primeros generalmente somos Ramiro y yo, que somos los que llegamos más temprano (risas). A veces también está el tema del bus, que llegan varios en el bus que también llegan temprano, los trae el profe Israel y el resto del cuerpo técnico, entonces ahí llega una gran cantidad de gente, una hora antes del entrenamiento.

¿Quién es el mejor compañero, el más amigo?

A mí me parece que Andrés Cadavid es un ser muy afectuoso, muy emotivo, que siempre está todo el tiempo con los abrazos y como mostrando mucho cariño. Es un personaje muy especial en el grupo y muy querido por todos

¿Cuál es su mejor anécdota en Millonarios?

Una de las cosas que a mí, yo bromeo, porque claro, yo que tenía la oportunidad de jugar de visitante y te dabas cuenta la cantidad de gente que tiene pero siempre muy orientado a los estadios y demás. Me acuerdo que cuando yo recién llegué a Millonarios nos tocó ir a Popayán para un cuadrangular amistoso y demás, y me parecía increíble la cantidad de gente que tenía Millonarios allá, me acuerdo que me bajé del avión y adentro de la pista ya estaba la gente y para ir al hotel que quedaba a quince cuadras del aeropuerto nos demoramos dos horas de la cantidad de gente que había, para mí siempre ha sido una anécdota que me acuerdo mucho de mi llegada a Millonarios.

¿Qué significan sus tatuajes?

Casi todos tienen que ver con cuestiones un poco familiar, tengo como ocho, en realidad.

¿Cuál es la promesa si queda campeón con Millonarios?

Si quedo campeón con Millonarios me voy a hacer un tatuaje con la 15.

#NicolásVikonis

  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon