Visitante solo en el papel, la hinchada azul hizo la fiesta en el clásico capitalino