En el clásico capitalino, la fiesta fue la hinchada de Millonarios