En los ojos del hincha: Ni un paso atrás, siempre adelante




Después de la caída del martes contra Fluminense, el equipo y la hinchada se levantó y sé sacudió el polvo para enfrentar los retos por venir, y fue así como el día sábado la escuadra profesional y la hinchada se dividió en 2, una parte viajó a Brasil y la otra parte fue al Campín para afrontar el partido frente al Cortuluá.


Para el partido Gamero alistó una nómina mixta de jugadores titulares, emergentes y jóvenes. Fue un partido que le sirvió a Gamero para ver jugadores que le puedan servir para reemplazar a Sosa y formar el banco de emergentes para el partido en Río de Janeiro.


Millos demostró que con los jugadores que vaya al campo la idea es la misma sin importar quién juegue, además mostró cómo siempre la jerarquía de Álvaro Montero, la calidad de Juan Pablo Vargas y la movilidad de Eduardo Sosa. Pero también llamo la atención la velocidad de Murillo, el trabajo silencioso de García, la visión de juego de Pereira y la habilidad de Gómez.


El Cortuluá se paró bien y por momentos propuso un partido mano a mano, pero en el segundo tiempo se presentaron 2 hechos que cambiaron el curso del partido e inclino la balanza a favor nuestro.


El primero el golazo de chilena de Pereira después que se formó un borbollón en el área en un tiro de esquina en el minuto 49 y el penal atajado por Montero en el minuto 65 a Luis Carlos Ruiz.


Millos es el equipo menos vencido en la Liga, Montero lleva 2 penales atajados y 7 vallas en cero en 9 partidos.


Anoche Millonarios después de las 10 de la noche por un lado llegó a Brasil con 8 de sus jugadores titulares y en el Campín al liderato de la Liga así sea temporalmente.


Está hinchada siempre cree, eso se nota cuando pase lo que pase nunca deja al equipo sólo, y eso lo sintió este sábado en el vuelo a Río y en el juego en el Campín.


Lo del triunfo ya pasó, ahora por la ilusión es la Libertadores, que si no se cumple que al rival le cueste, que se deje hasta la última gota de sudor en la cancha.


Nosotros seguimos alentando, mandando buena vibra, bancando a todos y cada uno de nuestros guerreros, el camino se hace paso a paso, partido a partido, se vale soñar.


Y para el martes con la ilusión intacta, se puede perder el partido pero no la ilusión.


Manuel Peñuela