En los ojos del hincha: Y ahora qué?



Está es la pregunta que se hace parte de la familia azul después del partido en Barranquilla en el que nuestro equipo perdió 2-1.


Tenemos que guiarnos por la premisa que no somos los mejores después del partido en Medellín ni tampoco somos los peores después del partido contra el junior.


El partido en Barranquilla estaba bien los pronósticos que se podía perder, pero no de esa manera, ni con el juego que mostró el equipo que se vió sin ideas claras, maniatado por el rival en todos los terrenos y en todos los aspectos.


La llegada a la final depende únicamente de Millonarios, ganando los 6 puntos en Bogotá, solo se necesita un empate en Bucaramanga, si y solo si ganando contra Junior y Nacional.


Gamero y sus jugadores deben plantear para la segunda vuelta de los cuadrangulares, partidos inteligentes recordando que solo se debe ganar por un gol de diferencia, ése gol se puede marcar en el primer minuto o en el minuto noventa, además el equipo no se debe dejar presionar y pretender jugar al ritmo de la tribuna olvidando su estilo.


Trabajo, compromiso, sentido de pertenencia y hambre de gloria es lo que debe tener el equipo para salir a buscar los resultados en los tres partidos, nosotros a empujar desde la tribuna, haciendo sentir a nuestro equipo más local que nunca, mandar la mejor vibra, apoyando siempre a todos y cada uno de los guerreros.


Confiamos en ellos y en el trabajo que hace realizado todo el semestre, tenemos en la mente y confiamos en la frase que dice "El trabajo no traiciona". Nuestra ilusión sigue intacta y se fortalece partido a partido, el camino se construye paso a paso, se vale soñar. VAMOS MILLOS.


Manuel Peñuela