top of page

Los goleadores son así




Criticar a un goleador es un arma de doble filo. Son tipos con olfato, malicia y un sexto sentido que les permite estar en el lugar indicado, a pesar de que pasen por rachas negativas. Millonarios tiene uno de los mejores del fútbol colombiano y, ante América, demostró que responde con goles a los cuestionamientos. Leonardo Castro, un 9 fantástico.


El partido de ida de la final de Copa ante Nacional fue una montaña rusa de emociones para Leo. De errar un penal, en un momento clave del juego, a gritar un gol agónico para salvar un empate que parecía lejano. Días después llegó América y el goleador volvió a responder: dos anotaciones para convertirse en la figura indiscutida del encuentro.


No es casualidad que haya sido campeón de las últimas dos ligas. A pesar de no tener su semestre más anotador, su importancia en Millonarios es evidente. Pivotea, se asocia, desborda y corre los 90’. Ante el equipo vallecaucano, bajo una lluvia torrencial, Leo propuso duelos constantes con los centrales y desnudó las falencias de la visita.


Nuevamente apareció con el marcador en contra. Al minuto 56’, Leo dejó una pinturita para empatar el juego. Encaró, fue de allá para acá y la picó ante la salida de Jorge Soto para poner a delirar a El Campín. Pese al esfuerzo de la defensa de América, el balón terminó en el fondo de la red.


Diez minutos después llegó la victoria. Daniel Cataño, que tranquilamente pelea el podio de los mejores jugadores de este encuentro, desbordó por la derecha y, dejando atrás su marca, asistió al ‘23’, que no tuvo problemas para rematar y volver a vencer a Soto. Gol y júbilo azul para soñar con una nueva final en Liga. Ahora viene la Copa y, con Leo enchufado, Millonarios se ilusiona mas que nunca.

Comments


bottom of page