Opinión: Dios del gol, ¡Llega a Millonarios!



Y es que los embajadores tuvieron claras opciones para ganar en Pereira pero la falta de efectividad sigue jugando en contra.

Con gol del ex Millos Santiago Montoya, quien bailó a Cuenú y lo celebró a rabiar, el azul con nómina mixta, perdió la posibilidad de ser líder del fútbol profesional colombiano.

Y aunque no se jugó un buen partido, Millonarios no desentonó. Así, juegue con nómina titular, mixta o suplente, el embajador juega a lo mismo. Solidez defensiva, siempre al ataque, dominio del balón pero sin contundencia.

Tras 16 fechas jugadas el equipo sigue buscando ese hombre en punta que marque la diferencia. Ni Márquez, ni Herazo, ni Jader y mucho menos Abadía, quien hasta este partido volvió a ser convocado, han sido solución para los dirigidos de Gamero.

Si bien ya se clasificó y los goles han llegado, sigue siendo un dolor de cabeza para todos la falta de un delantero letal en Millonarios.

Son muchas las jugadas que crea el azul, pero aún más las que se desperdician partido tras partido.

Y entonces ¿hasta cuando nos costará marcar? Ya hay que mirar hacia las finales, donde los partidos serán más cerrados, los rivales más difíciles y la que se tenga se debe mandar a guardar.

Jugadas como las del centro de Omar Bertel y el cabezazo desviado de Herazo pueden costar un título.

Millonarios no sufrió el partido, pero perdió. Y ojo el equipo no puede dar ventajas en lo que siempre ha sido su mayor virtud de cara a la finales, lo defensivo, Álvaro Montero realizó 5 atajadas determinantes, de las cuales 3 iban con destino de gol.


Aun así la figura del partido fue el arquero rival pero la falta de efectividad nos aleja del punto invisible que siempre será una ventaja.


Jaguares por Copa y el rival de patio Santa Fe por la fecha 17 de liga, pueden ser esos rivales para destaparnos, golear e ir por la contundencia que nos hace falta.

Sergio Mendoza

@Sergio_MenM