El peor reencuentro



En el partido en el que la hinchada regresó al estadio, Millonarios perdió 1-2 con Equidad y quedó provisionalmente fuera de los ocho clasificados.

El día había llegado. La hinchada por fin regresaba a ver a Millonarios al estadio, enfrentaba a un débil rival en el papel y la hinchada contaba con los tres puntos. Sin embargo, el resultado sorprendió a propios y extraños y dejó a Millonarios fuera de los ocho.

Lo que empieza mal, termina mal. El partido en Techo empezó con un absoluto dominio de Equidad, que tocaba el balón y se acercaba con facilidad al arco azul, exponiendo desde temprano los graves problemas de marca en el medio campo. Ni Rafael Robayo ni Henry Rojas, que en teoría eran los encargados de recuperar la pelota lo hicieron de manera constante y cuando lo hacían, David Silva, quien tenía como función administrar y surtir el balón, erraba pases fáciles, dejando al equipo desprotegido totalmente.

Tanto rondaba Equidad por el área azul que apenas a los 6 minutos Carlos Peralta remató desde fuera (Mientras los volantes de marca le veían el número) y marcó un golazo, de esos que últimamente le acostumbran a hacer a Millonarios los rivales. 0-1 pero quedaba tiempo. Contra Cortuluá fue igual y Millos lo había dado vuelta..

La ilusión volvió sólo cinco minutos después, al minuto 11, cuando después de un centro de Henry Rojas, Gabriel Díaz le bajó el balón de gran manera a Ayron Del Valle en el área y este, después de pararla con el pecho, de manera acrobática, haciendo una apretada "tijera", la mandó al fondo de la red. Después del gol Millonarios se vio mejor, llegó con peligro (Ayron Del Valle desperdició el 2-1 ante Novoa de manera increíble) pero seguía padeciendo en la mitad de la cancha. Equidad pasaba fácil por ahí y no había mejoría. El primer tiempo terminó con un parejo desarrollo y con Millos intentando la ventaja con más ganas que fútbol.

El segundo tiempo empezó de la misma manera que el primero, aunque Cocca había sustituido a Rojas por Escobar y pretendía ir por la victoria a cualquier costo. Ahí el desequilibrio fue más notable y Millonarios se salvó varias veces del 1-2. Faltaba quien quitara el balón y sobre todo, quien lo supiera administrar de buena manera. A Millonarios tampoco lo ayudaba el pésimo arbitraje de Gustavo González, injusto cobrando las faltas en el campo contrario, lo que generaba aún mas peligro a la hora de los contragolpes "aseguradores". Se acordó por fin Cocca de marcar y al minuto 77 entró Alexis Hinestroza por Rafael Robayo, de muy mal partido. Entró también Barreto por Silva y Millonarios iba al frente "a por la victoria". Gustavo González continuó con su pésimo arbitraje cuando dejó de sancionar un claro penal a favor de Millonarios, lo que causó un enorme disgusto en jugadores y cuerpo técnico. De pronto por eso, Andrés Escobar asimiló que si se tiraba en el área en la siguiente jugada, seguro González cobraría penal. No fue así, Escobar, que ya tenía amarilla, fue expulsado al minuto 81 por tratar de engañar a González en el área y Millonarios se quedaba con diez. Allí el partido se rompió y Millonarios no volvió a llegar al arco de Novoa. El empate parecía inminente y no servía.

Pero todo podía ser peor, al minuto 86 el ex Millonarios, Yuber Asprilla, remató desde fuera del área de nuevo y marcó otro golazo que sepultó a Millonarios ante su gente y lo dejó en el décimo puesto de la tabla.

Millonarios le quedó debiendo a su gente de nuevo y además, perdió la oportunidad de prenderse en la punta del campeonato. Ahora tendrá que buscar una victoria en la siempre difícil Barranquilla, el próximo jueves 3 de noviembre, a las 7:45 contra el Junior, para meterse otra vez en el grupo de clasificados.

#Equidad #LigaÁguila #AyrondelValle

  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon