top of page

Dejaron meter a Millonarios

El fútbol es así. Lo que hace cinco fechas era una utopía, hoy está muy cerca de convertirse en una realidad. Millonarios está a nada de sellar su clasificación a los cuadrangulares finales de la Liga BetPlay y, demostrando jerarquía en su máximo esplendor, sumó su quinto triunfo consecutivo.


La mejoría es evidente, pero no solo la deportiva. La parte emocional estaba afectada. La mala racha condicionó a varios jugadores y algunos de ellos cayeron en niveles bajos, que no son habituales en la era Gamero. ¿Cómo se levantó el equipo? Con la personalidad de los referentes y la rebeldía de los juveniles.


Leonardo Castro volvió de su lesión -y de que manera-. El debate del mejor delantero del FPC por estos días está más vivo que nunca, pero, en esta nota, no se analizará eso. Lo que sí es innegable para fanáticos de otros clubes es que, por forma actual y polivalencia en la cancha, el goleador azul es, por mucho, el más completo.


Juan Pablo Vargas y Andrés Llinás son otros que no estaban acostumbrados a temporadas así, pero, de igual manera, su aporte en la mejoría del equipo ha sido evidente. Mismo caso de Álvaro Montero, David Mackalister Silva y Daniel Cataño, quienes son pilares del proceso de Alberto Gamero.


Ahora llegamos a la rebeldía. Delvin Alfonzo, Jhoan Hernández y Emerson Rivaldo. Rapidez, explosividad y temperamento. Los tres jugadores vienen en curva ascendente y, en el caso de los dos laterales, han respondido ante sus pocos partidos con la camiseta azul. El extremo, por su parte, recuperó su chispa y ya se ganó un puesto en el XI titular.


El próximo jueves ante Palestino se juega una nueva final. Millonarios debe ganar o ganar en Chile para continuar con la ilusión de disputar la siguiente fase de la Copa Libertadores. Este equipo ya demostró de lo que es capaz. Con personalidad y jerarquía, todos unidos por la victoria.

コメント


bottom of page