Gracias... por estar siempre ahí.