¡Por fin!



Por fin Millonarios ganó por más de un gol en Bogotá, por fin Ayron del Valle se tomó en serio su papel de goleador, por fin sancionaron penales a favor del azul, por fin volvió Riascos, por fin Duque retomó su nivel, por fin el equipo ganó sin dejar sabor amargo; por fin la hinchada dejó de "putear" y se dedicó a alentar.

Aunque el lado B de la lista anterior sigue manteniendo los males de siempre (el bajísimo nivel de David Macallister Silva y Maxi Núñez, la repetición exagerada de las mismas jugadas de ataque, etc), Millonarios mostró otra cara ante su hinchada.

Después de las largas semanas de receso que tuvo Millonarios, la esperanza de muchos era que el equipo saltara a la cancha de El Campín a arrollar al tímido Once Caldas de "Pacho" Maturana. Pero no fue así; el primer tiempo estuvo cargado de imprecisiones y un par de descuidos defensivos que alcanzaron a asustar a la hinchada azul. De hecho, fueron los únicos dos sustos que generó el equipo de Manizales.

La cara renovada de Millos apareció en el segundo tiempo, fue más agresivo y un poco más ordenado. Macallister Silva siguió haciendo pases fantasmas, pero el empuje de Eliser Quiñones y la inspiración (por fin) de Ayron del Valle valieron más que las imprecisiones. Volvió Riascos, que al comienzo de la temporada fue resistido, pero ante el bajo nivel de los otros delanteros, entró a la cancha acompañado de aplausos, después de superar la lesión que lo tuvo dos meses marginado.

En la tribuna, por fin, dejaron de surgir cánticos agresivos desde el minuto 5 del primer tiempo. Salvo excepciones aisladas, el ambiente en el estadio fue un poco más racional, y el equipo lo agradeció. Ya Ayron no celebró los goles careando a la tribuna, ya el equipo, a pesar de ganar, no salió silbado.

Ojalá este resultado sea el punto de partida para que el equipo y la hinchada, por fin, retomen la confianza. El objetivo de la clasificación parece estar, por fin, un poco más cerca.

Posdata:

1. La renovación de Miguel Ángel Russo por dos años ha sido un acierto de la directiva de Millonarios. Hay que criticarlos cuando se equivocan, pero también, reconocer cuando aciertan.

2. En la fila de ingreso a la tribuna de occidental baja, un hombre con camiseta de Millonarios y carné de abonado, le rapó la boleta de las manos a una niña que estaba en silla de ruedas. Por los gritos de la niña y su mamá, la policía pudo atraparlo. ¿Por qué hay gente con la cabeza tan podrida?

Sebastían Silva

@sebastiansilvac

#OnceCaldas

  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon