• Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon

En defensa de Duvier Riascos



Podrán caer cualquier clase de improperios desde la tribuna, podrá cierto sector del periodismo deportivo acomodado, acabar con el 9 de Millonarios. “Ese negro es un tronco” dicen cargados de amargura algunos plateistas (inclusive jugando una final, donde el apoyo debería ser incondicional), “es de los peores jugadores que he visto jugar en el equipo” dijo un periodista, supuesto hincha azul, en la radio hace tres días. Sin embargo, los números, tanto en la semifinal contra el América, como en la primera final contra Santa Fe muestran que Riascos es importante en el esquema de Russo y que la voz del pueblo no es la voz de Dios (raramente lo es).

El primer mito acerca del jugador de Buenaventura es que es egoísta y que no aporta nada a nivel colectivo. Nada más falso, Riascos contra América fue el jugador que más opciones de gol creó junto a David Mackallister Silva (con dos cada uno) y además participó en otras tres. Es decir, generó más juego colectivo que el goleador Ayron del Valle y que el desequilibrante extremo Santiago Mosquera. En el partido de ida de la final, Duvier se sacrificó, bajó hasta la mitad de la cancha, recibió 5 faltas, una de ellas desencadenó un tiro libre peligroso a favor de Millos y le significó una tarjeta amarilla al rival, y de las 31 veces que tocó la pelota, 21 veces la pasó (la estadística es la misma contra el América). Es decir, el 68% de las veces que Riascos toca el balón, lo hace para dársela a un compañero. Nada mal para alguien que nunca piensa en el equipo.

Alguno dirá que el hecho no es pasar la pelota, sino pasarla bien. Es obvio, de nada sirve entregar la pelota mal. Riascos también ha cumplido en este aspecto. Contra América, tuvo un 62% de acierto en los pases y contra Santa Fe un 76%. Después de Duque y Matías de Los Santos, fue junto a Silva, el jugador que mayor efectividad en los pases tuvo. No son malos números para “el negro que siempre la embarra con los pases”.

Como a todos los jugadores (excepto a Duque que es de otro planeta), a Duvier se le puede pedir más, es cierto. Tal vez su gran deuda son los goles, aunque para ser justos, nunca en su vida ha sido un gran goleador: en México en 102 partidos hizo 29 goles solamente y en Brasil hizo 16 en 43 partidos, así que, si de él esperamos que sea un killer en el área, nos estamos equivocando. No lo es y nunca lo fue.

Ahora que Millonarios está a 90 minutos de conseguir la gloria es momento de unirnos y dejar el maldito murmullo que condiciona a los nuestros y fortalece a los rivales. Es momento de valorar el trabajo de todos y mandarles la mejor energía, es nuestro deber como hinchas.

#CortitaYAlPie: ¿Qué estarán pensando los “hinchas” que decían que Matías de los Santos era un tronco y que Russo debía renunciar por ser cómplice de los dirigentes? Ambos nos tienen muy cerca de un campeonato.

Luis Fernando Zambrano

@zambranoluisefe

#DuvierRiascos