Todo Millonarios fue figura ante Junior



Millonarios recibió a Junior en Bogotá con la obligación de darle vuelta al marcador y seguir soñando con la estrella 16. Eran muchos los pronósticos y las ideas que se tenía sobre lo que sería este partido, pero seguramente por ninguna cabeza pasó lo que fue la realidad del encuentro.


Los dirigidos por Alberto Gamero ingresaron al partido conectados y aprovechando los errores defensivos del Junior, pudieron darle vuelta al marcador con un doblete de Fernando Uribe que con su calidad en las definiciones empezaba a ser el favorito para salir como figura del partido. Pues los dos goles no solo significaban la clasificación y la ilusión de toda la hinchada, sino que además lo pusieron como el goleador del equipo llegando a 11 tantos; misma cifra de Jefferson Duque, quien hasta el momento era el goleador de la Liga.

Sin embargo, las decisiones arbitrales condicionaron el desarrollo del partido y al DT azul le tocó hacer cambios obligados en su planteamiento y sacrificar a algunos jugadores para poder sostener la ventaja durante más de 70’ con un hombre menos.


Stiven Vega, que siempre se destaca en el medio campo, tuvo que asumir como defensa central y evitar que el rival generara peligro cerca del arco defendido por Vargas. Demostrando porqué ha sido el mejor jugador de Millonarios durante el semestre, ahí, en una posición que no es la suya, volvió a convertirse en la figura del encuentro. Tuvo 3 intercepciones, 1 disparo bloqueado, 7 recuperaciones, 3 despejes y el 81% de precisión en sus pases. Le dio orden a la defensa y estuvo siempre atento y en el lugar que tenía que estar. Sin duda, sus cualidades como jugador son superlativas y hay que aprovecharlo mientras esté aquí.


Pero Vega no fue el único sacrificado, y aunque fue la figura, sería injusto no mencionar a otros jugadores que también se destacaron y defendieron la ventaja y el escudo con la gallardía que la hinchada siempre les pide a sus jugadores. Cristián Arango brilló en el Campín e hizo un trabajo importantísimo en el ataque del equipo, pero sobre todo en defensa, asumiendo y entendiendo lo que exigía el partido y necesitaba el equipo. Completó 3 despejes, 3 intercepciones y ganó 7 de 12 duelos. Arango jugó un partidazo, se comió la cancha.


Christian Vargas; que tuvo 6 atajadas vitales y partido tras partido demuestra su profesionalismo y el trabajo que hace y que lo tiene en un gran nivel, Omar Bertel; que trabajó aplicadamente por su banda y además asistió a Fernando Uribe para el segundo gol, David M. Silva; que fue el líder y capitán guiando al equipo y empujando para conseguir la clasificación, y cada uno de los jugadores que dejaron todo en la cancha y supieron manejar el partido, también merecen ser reconocidos. Todos los jugadores y el técnico Alberto Gamero merecen que se les reconozca como figura, pues demostraron que entienden lo que es defender el escudo y la grandeza de Millonarios, tanto así que tienen nuevamente al equipo en una final del FPC.


Ahora, falta el paso más importante y ojalá en esa final el reconocimiento a la figura también esté tan peleado como en esta ocasión. ¡Vamos Millonarios!