Willington, la magia del "7"



Campeón con Millonarios en 1972 y 1978, Willington Ortiz, es sin duda uno de los mejores jugadores de Millonarios y de la Selección Colombia en su historia, sus gambetas y sus goles lo hicieron ser condecorado con el premio al mejor futbolista colombiano del Siglo XX por IFFHS. Con 328 partidos, “El viejo Willy” es el octavo jugador con más partidos en la historia de Millonarios y el tercer goleador histórico junto a Marino Klinger con 96 goles.

¿Cómo llega usted al fútbol?

Llego al fútbol porque un señor llamado Jaime Arroyave va a Tumaco, me ve jugar y me hace la propuesta de ir a jugar a Millonarios y así empieza, pues, mi vida futbolística.

¿Qué le dijo su familia?, ¿le pusieron problema por venir a Bogotá?

No, porque eso era algo que me gustaba y pues mi mamá no puso ninguna objeción, mi papá un poco, pero eso era lo que me gustaba y fui yo quien tomó la decisión.

Cuenta la historia que usted llegó a Millonarios por cien mil pesos y unos balones…

Pues sí, esa es la real. En esa época, el costo de un jugador que venía de la provincia a la capital no era alto y eso fue lo que los dueños, en esos momentos, del pase cobraron. Eso fue lo que le costó al equipo, después Millonarios, para venderme, cobró 13 millones de pesos.

¿Cómo fue su debut en Millonarios?

Me tocó debutar contra un equipo internacional, se llamaba Internacional de Portoalegre, y el técnico en ese momento, que era el médico Gabriel Ochoa, me llamó y me dijo que iba a entrar, faltaban unos 20 minutos y la recomendación que me dio fue que hiciera lo que hacía en los entrenos, que lo hiciera dentro del partido. Entré y tuve la suerte de marcar un gol, con ese ganamos, y ahí tuve el impulso y las puertas abiertas para poder seguir en Millonarios como titular.

¿Cuál fue la mejor enseñanza que le dejó Ochoa Uribe?

Todas. No creo que haya una sola, todas las enseñanzas posibles y las que hace más como un padre a un hijo, fue lo que recibí o adquirí del médico Gabriel Ochoa.

¿Y de "El Loco" Arroyave?

‘El Loco’, Don Jaime Arroyabe, es quien me descubre y me hace la proposición de venir a Millonarios, pero en ese momento el técnico en propiedad era Gabriel Ochoa.

¿Cuál cree que fue la clave para que Brand, Ortiz y Morón fueran ese tridente tan exitoso?

La clave era que todos jugaban bien en esa época y, entonces, cuando uno juega bien al fútbol se acompaña, y los tres éramos muy jóvenes en esos momentos y hubo una empatía entre los tres. Eso hizo que esa tripleta fuera importante y que consiguieramos muchos goles.

¿Cuál es el gol, con Millonarios, que más recuerda?

No tengo un gol así muy significativo. Creo que el gol que más recuerdo fue cuando quedamos campeones del año 78, jugamos el último partido, el clásico, y ganamos 3 - 1 y yo hice uno de los goles. Yo creo que fue como uno de mis últimos goles y de los que más tengo en la memoria.

La primera vez que un equipo colombiano gana en Argentina es precisamente Millonarios, con un gol suyo. ¿Cómo recuerda ese momento?

Me acuerdo porque fue una participación en Copa Libertadores, era un partido a nivel internacional, fuimos a la Argentina y le ganamos al Quilmes. Yo hice el gol para ganar, en el momento yo no pensaba que el gol fuera tan importante, ni qué era el primer equipo que ganara en Argentina; después cuando terminó el partido es que los periodistas empiezan a hablar de eso y, entonces, empiezo a entender que en esos momentos ese gol era importante, porque era el primer equipo que iba a la Argentina y ganaba. Entonces por eso considero que fue importante, porque fue como el camino para que después, de ahí en adelante, Colombia empezará a cosechar muy buenos resultados a nivel internacional.

¿Con qué títulos se queda: con el del 72 o el del 78?

Con todos, los títulos son títulos, cuando uno gana no se le quita lo bailao a nadie. Títulos son títulos. El que ganó, ganó, y eso queda en la historia refrendado.

¿Cuál fue la mejor experiencia en Millonarios?

Todo mi recorrido en Millonarios, creo que fue una experiencia larga de 9 años, de muy buena presentación, de tener un club fuerte, un club que iba y competía a nivel internacional y que ganaba títulos a nivel nacional, que era un equipo respetado. Entonces yo creo que todo el tiempo que pasé con Millonarios fue excelente.

¿Cómo se preparaba Willington antes de un partido?

Teníamos que hacer una preparación física muy intensa, había que hacer un reconocimiento del equipo rival, conocer como jugaban, quienes jugaban, cuál era el lado fuerte, cuál el lado débil y estar bien físicamente para poder, o sea, ganar los partidos porque habían marcas donde pegaban demasiado y había que prepararse muy bien.

¿Desde pequeño siempre jugó en esa posición o fue evolucionando con el paso del tiempo?

No, no es que evolucioné, sino que me cambiaron. Me preguntaron ¿dónde quiere jugar?, donde me digan que hay que jugar ahí juego. Yo antes jugaba de número 10, cuando llegue acá era un volante 10, al llegar el médico Gabriel Ochoa me dijo: necesitamos que juegue en una posición x, que es de puntero derecho y yo lo único que le dije al médico fue: usted de qué quiere que juegue, yo le juego lo que usted quiera que juegue, y cambié de posición. Jugaba de volante y empecé a jugar de puntero derecho, gracias a Dios las cosas resultaron y me quede en esa posición, pero cuando jugaba en un partido no era específicamente jugar en una posición, sino que me movía por todo el frente de ataque.

¿De dónde sale el apodo "El viejo Willy"?

Pues es un apodo dado por un periodista, Perdomo Eche, quien me puso ese apodo estando muy joven y fui bautizado con ese apodo de "El viejo Willy", antes no era real, pero ahora si lo es (risas).

¿Qué siente cuando ve que la hinchada de Millonarios, incluso los que no lo pudieron ver jugar, lo quieren y lo recuerdan con tanto cariño?

No pues, es que yo creo que lo máximo que tiene Millonarios es su hinchada. Entonces yo creo que la hinchada de Millonarios es sobrada, es una hinchada pesada, porque no importa si Millonarios está mal, bien, regular, no gana títulos, tienen problemas; siempre están, siempre llenan el estadio, siempre están cantando, al contrario, a la hinchada es a la que hay que darle agradecimiento, por todo lo que hacen por el club.

¿Cómo fue el trabajo con los delanteros de Millonarios hace unos años?

Fui llamado en esa oportunidad por Richard Páez, que era el técnico en esos momentos de Millonarios, y trabajaba con los delanteros, tratando de que ellos pulieran esa definición con los arqueros y que cuando llegaran al arco contrario si tenían tres oportunidades, la idea era que metieran dos. Ese trabajo se hacía con los delanteros, para ayudarles a que la definición que hicieran en cada partido fuera la más correcta, y así el club pudiese ganar más partidos.

De la actualidad, hablemos un poco del restaurante…

Nosotros estamos hace 3 meses aquí operando, este es un restaurante cuya especialidad es la comida de mar y, pues, una sazón del pacifico, una sazón más de mi tierra, y eso es lo que tratamos de darle a todos los clientes que vienen aquí a conocer ‘El rincón del Viejo Willy’, que hablen con el personaje que los atiende y que a la vez salgan contentos, porque la comida es muy rica.

Entonces recomendar e invitar a todas las personas que lean esta nota y a todos los amigos, que aquí estamos en la 127 D # 54 - 08, para atenderlos y hablar un poquito de fútbol y para que coman una comida de mar rica.

Aparte del restaurante, ¿aquí se pueden ver partidos?

Si claro, es restaurante bar. La gente puede ver los partidos y compartir, puede tomarse una cerveza y hablar de los partidos y del fútbol.

¿Algún mensaje para los hinchas de Millonarios?

Agradecerles por todo lo que hacen por el club, yo creo que ese es más que todo el agradecimiento, no tanto información, agradecimiento a todos los hinchas y decirles que aquí hay otro hincha más en ‘El rincón del Viejo Willy’, que pueden venir a compartir, a comer, a tomar algo y a hablar un poquito de fútbol.

#70Años #WillingtonOrtiz

  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon